Actualidad

El impacto del conflicto entre Rusia y Ucrania en el mercado agrícola mundial

Un informe de la FAO detalla los riesgos derivados del conflicto teniendo en cuenta que Rusia y Ucrania se encuentran entre los productores más importantes de productos básicos agrícolas del mundo

14/03/2022
El impacto del conflicto entre Rusia y Ucrania en el mercado agrícola mundial

Hace unos días, la FAO, Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación, publicaba un informe detallado sobre la importancia de Ucrania y la Federación Rusa para los mercados agrícolas mundiales y los riesgos asociados al conflicto actual.

Tanto Rusia como Ucrania son exportadores netos de productos agrícolas y desempeñan un papel destacado en el abastecimiento de los mercados mundiales. Se trata además de productos que en muchos casos se concentran en un puñado de países, lo que expone a estos mercados agrícolas a una mayor vulnerabilidad y volatilidad.

Rusia y Ucrania, líderes mundiales

Por ejemplo, en el sector del trigo y el morcajo, donde los siete principales exportadores combinados representaron el 79 % del comercio internacional en 2021, la Federación Rusa es el principal exportador mundial de trigo, representando el 18 % de las ventas mundiales. Ucrania por su parte se situó como el quinto mayor exportador de trigo en 2021 con una participación de mercado mundial del 10%. Asimismo, tanto Rusia como Ucrania son proveedores destacados a nivel mundial de maíz, cebada y colza, y más aún en el sector del aceite de girasol, con una cuota de mercado de exportación mundial combinada de casi al 64%.

La alta concentración de las exportaciones que caracteriza a los mercados de productos básicos alimentarios también se refleja en el sector de los fertilizantes, en el que Rusia desempeña un papel destacado como proveedor. En 2021, la Federación Rusa se clasificó como el principal exportador de fertilizantes nitrogenados y el segundo proveedor líder de fertilizantes potásicos y fosfatados.

Cómo afecta el conflicto

Riesgo para los precios. Según la FAO, la brecha de suministro mundial podría hacer subir los precios internacionales de alimentos y piensos entre un 8 y un 22 %. Si el conflicto mantiene los precios del crudo en niveles altos y prolonga la participación reducida de las exportaciones mundiales de los dos países más allá de la temporada 2022/23, se mantendría un déficit de oferta considerable en los mercados mundiales de granos y semillas de girasol, con el consiguiente aumento de precios.

Riesgos logísticos. En Ucrania también existe la preocupación de que el conflicto pueda provocar daños en la infraestructura de transporte terrestre y los puertos marítimos, así como en la infraestructura de almacenamiento y procesamiento. También existen temores con respecto al aumento de las primas de seguro para los buques que atracan en el Mar Negro, ya que esto podría aumentar los costos del transporte marítimo.

Riesgos de producción.  Aunque las perspectivas iniciales de producción para los cultivos de invierno de 2022/23 eran favorables tanto en Ucrania como en Rusia, el conflicto puede impedir que los agricultores de Ucrania se ocupen de cosechar y comercializar sus cultivos. La evaluación preliminar de la FAO sugiere que, como resultado del conflicto, entre el 20 y el 30% de las superficies cultivadas con cereales de invierno, maíz y semillas de girasol en Ucrania no se plantarán o permanecerán sin cosechar durante la temporada 2022/23. En el caso de la Federación Rusa, aunque no parece inminente una interrupción importante de los cultivos ya plantados, existen incertidumbres sobre el impacto de las sanciones internacionales impuestas al país.

Riesgos humanitarios.  El conflicto aumentará las necesidades humanitarias en Ucrania, al tiempo que profundizará las de millones de personas que antes de su escalada ya estaban desplazadas o requerían asistencia debido a los más de ocho años de conflicto en la parte oriental del país. Al restringir directamente la producción agrícola, limitar la actividad económica y aumentar los precios, el conflicto socavará aún más el poder adquisitivo de la población local. A nivel mundial, si el conflicto resulta en una reducción repentina y prolongada de las exportaciones de alimentos por parte de Ucrania y Rusia, podría ejercer una presión adicional al alza sobre los precios internacionales de los productos básicos alimentarios en perjuicio de los países económicamente vulnerables, en particular. Las simulaciones de la FAO sugieren que, en tal escenario, el número mundial de personas desnutridas podría aumentar entre 8 y 13 millones de personas en 2022/23.

Riesgos energéticos, La Federación Rusa también es un actor clave en el mercado mundial de la energía. Como industria que consume mucha energía, especialmente en las regiones desarrolladas, la agricultura se verá inevitablemente afectada por el fuerte aumento de los precios de la energía que ha acompañado al conflicto. Con el aumento de los precios de los fertilizantes y otros productos intensivos en energía como consecuencia del conflicto, se espera que los precios generales de los insumos experimenten un aumento considerable. Los precios más altos de estos insumos se traducirán primero en costos de producción más altos y, finalmente, en precios más altos de los alimentos. Los precios más altos de la energía también hacen que las materias primas agrícolas (especialmente el maíz, el azúcar y las semillas oleaginosas/aceites vegetales) sean competitivas para la producción de bioenergía y, dado el gran tamaño del mercado de la energía en relación con el mercado de los alimentos, esto podría hacer subir los precios de los alimentos hasta su equivalente de paridad energética.

Riesgos financieros. La grivna ucraniana alcanzó un mínimo histórico frente al dólar estadounidense a principios de marzo de 2022, con probables repercusiones para la agricultura ucraniana, aumentando su competitividad exportadora y afectando su capacidad de importación. Aunque su alcance sigue sin estar claro en esta etapa, se espera que los daños inducidos por el conflicto en las capacidades productivas y la infraestructura del país impliquen costos de recuperación y reconstrucción muy altos. Por otra parte, las sanciones económicas impuestas a la Federación Rusa también han provocado una importante depreciación del rublo ruso. Aunque esto debería hacer que las exportaciones rusas de productos básicos agrícolas sean más asequibles, una depreciación duradera del rublo afectaría negativamente las perspectivas de crecimiento de la inversión y la productividad en el país.

Informe completo

NOTICIAS RELACIONADAS

Volver al listado